"Ser Puente" (Mc 10:46-52)

Publicado el 30 de octubre de 2018 | No hay comentarios.

En medio de una multitud de creyentes y seguidores, un hombre grita, grita con la convicción de que, si es escuchado, será sanado de aquello que lo limita. Muchos alrededor lo hacen callar, porque seguramente sus gritos los distraen, los sacan de su momento de armonía. Pocos están dispuestos a salir de su tranquilidad, es más fácil hacer callar a quien molesta, que pararse y tratar de entender por qué grita e ir en su ayuda. Por otra parte, Bartimeo no grita para que alguien lo ayude a acercarse a Jesús, él grita para que Jesús lo escuche.


En estos últimos tiempos, en nuestro país, todos hemos escuchado los gritos de quienes se atreven a buscar así la misericordia y la justicia de Dios. No son muchos los que se atreven a alzar la voz, sin embargo, sí son demasiados los que hacen oídos sordos a esos gritos. Hay otros tantos, que incluso los hacen callar, buscando razones para desacreditarlos y que dejen de actuar de esa forma, para que la vida vuelva a su aparente normalidad. A pesar de todo esto, aquellos valientes han perseverado en su llamado, clamando a Dios, a veces también con silencios, con pancartas, con globos negros y con mucha oración.


Y como Jesús con Bartimeo, es Cristo quien en un acto de absoluta misericordia divina les pregunta abierta y generosamente: ¿qué es lo que quieren que Dios haga por ellos?. La respuesta surge de aquellos que han experimentado el sufrimiento, ese que jamás debió ser permitido, una respuesta potente y cristalina, porque quienes responden están seguros de que es una petición de justicia, porque se ha trazado un camino que escribe la historia marcada por la verdad, en un proceso donde el Espíritu ha sido quien ha guiado. Cuando Bartimeo es sanado por su fe, entonces comienza a seguir a Jesús, como Él mismo nos enseñó, Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Esta maravillosa lectura nos invita hoy como cristianos de este hermoso país, a gritar si es necesario, a gritar fuerte y con fe segura. Al mismo tiempo nos llama a no temer a los que alzan la voz, sino a escucharlos. A no ser barrera que les impida acercarse a Cristo, sino más bien, a ser puente para expresar sus necesidades de justicia y de amor.
Si el camino que seguimos guiados por el Espíritu nos coloca en una situación similar a esta escena, que Dios nos regale la gracia de estar atentos y ser valientes en la confianza de una fe madura para actuar siempre, al modo de Jesús. Amén.

 

Giannella González
CVX Adultos Osorno
Secretaria Consejo Ejecutivo Nacional de CVX Chile

comentar

Comentarios

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web